WWF E IESA-CSIC UNIDAS EN UN PROXIMO PROYECTO DE INVESTIGACION

La Asociación para la Defensa de la Naturaleza WWF y el Instituto de Estudios Sociales Avanzados han firmado recientemente un contrato técnico de apoyo para la realización de un estudio de evaluación de percepciones sobre el conejo común y su gestión.

El conejo de monte, común o europeo (Oryctolagus cuniculus) es un mamífero del orden Lagomorpha perteneciente a la familia Leporidae y único miembro del género Oryctolagus. Es una especie que se encuentra distribuida por buena parte de toda la superficie terrestre debido al traslado voluntario por parte del hombre, aunque es originaria de la Península Ibérica. Se trata de uno de los mamíferos ibéricos con mayor importancia ecológica y económica, siendo a la vez especie presa para numerosos depredadores y una de las especies cinegéticas más solicitada por los cazadores, y en su forma doméstica es una importante fuente de alimentación para el hombre. Por el contrario, en aquellos lugares del mundo donde se ha introducido y existe una ausencia de depredadores especializados suele tener la consideración de especie plaga, como por ejemplo en Australia o Nueva Zelanda, aunque también lo es en algunas áreas de la Península Ibérica. Durante las últimas décadas se han producido una serie de hechos que han determinado importantes cambios en la abundancia de los conejos. Las dos enfermedades virales del conejo (mixomatosis y enfermedad hemorrágico-vírica) provocaron una disminución generalizada de las densidades poblacionales de conejo y la desaparición de las poblaciones en las áreas ecológicamente menos favorables para la especie. Otros factores como la pérdida de hábitats óptimos o la presión cinegética, podrían estar mermando las poblaciones de esta especie en la Península Ibérica. Además, es necesario tener en cuenta que en la última mitad del siglo XX, el paisaje mediterráneo ha sufrido grandes cambios como resultado, entre otras causas, del abandono de usos tradicionales, la deforestación el sobrepastoreo o la intensificación de la agricultura. Este drástico descenso de las poblaciones de conejo en la Península Ibérica ha provocado graves problemas ecológicos y económicos. La disminución ha sido tan acusada en algunas regiones que el Instituto Portugués para la Conservación de la Naturaleza ha clasificado recientemente al conejo en la categoría de especie “casi amenazada”. Asimismo, debido a la merma de sus poblaciones y bajo los criterios vigentes en la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, el conejo está considerado como “vulnerable” en España.

Sin embargo, y de forma paralela, en algunas zonas se están produciendo daños a los cultivos por parte de los conejos. Esto ha llevado a motivar gestión encaminada a disminuir la abundancia de esta especie o incluso intentar erradicarla de ciertas zonas. De este modo, en territorios relativamente pequeños pueden estar implementándose medidas de gestión con objetivos contrapuestos, y esto, aparte de probablemente restar eficacia a cada estrategia por separado, ayuda a aumentar la tensión social entre grupos. Éste es un ejemplo clásico de conflicto asociado la fauna silvestre, ya que se trata de una especie que causa daños a la agricultura, pero que a la vez son importantes desde el punto de vista ecológico en el ecosistema, o por alguna otra razón para otros sectores de la sociedad. La resolución de estos conflictos requiere tanto un conocimiento ecológico de las especies implicadas, como del conocimiento de cómo se perciben los problemas y las posibles soluciones por los grupos implicados, es decir de enfoques multidisciplinares.

Con estas consideraciones, el equipo del Instituto de Estudios Sociales Avanzados, formado por Rafael Villafuerte, Francisca Castro, Miguel Delibes-Mateos y Fernando Garrido, en colaboración con Beatriz Arroyo del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos (IREC), desarrollará durante 2016 este proyecto en el que se utilizaran conocimientos y técnicas de disciplinas tan diversas como la estadística, la sociología y la biología.

Esta entrada fue publicada en Encuestas, Medio Ambiente y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.