Final de la vidaSaludSociología

Alberto Molina publica un artículo sobre los modelos de consentimiento en la donación de órganos

El investigador Alberto Molina ha publicado un artículo en la revista médica BMJ Open denominado Brain death debates: from bioethics to philosophy of science en el que analiza los efectos en la donación del cambio del modelo de consentimiento.

En el mundo, existen dos modelos de consentimiento para la donación de órganos tras la muerte: el modelo de inclusión voluntaria (opt-in en inglés), también llamado consentimiento explícito, y el modelo de exclusión voluntaria (opt-out en inglés), también llamado consentimiento presunto, donde todas las personas son consideradas como donantes por defecto salvo que hubieran expresado en vida lo contrario. España, como la mayoría de países europeos, se rige por el modelo de exclusión voluntaria (opt-out). Recientemente, varios países, incluidos Colombia, Escocia, Inglaterra, Islandia, Países Bajos, Suiza, y la provincia canadiense de Nueva Escocia, han cambiado su modelo de consentimiento de opt-in a opt-out con el fin de incrementar sus tasas de donantes de órganos.

En el artículo, el autor examina el impacto, es decir la eficacia, que puede tener este cambio en un país cualquiera. «A diferencia de estudios de impacto anteriores, tenemos en cuenta el papel de la familia. En efecto, en la mayoría de los países, es la familia quien toma la decisión cuando la persona fallecida no expresó en vida ninguna preferencia. Además, en muchos países, los familiares pueden oponerse a la obtención de órganos aún cuando la persona fallecida quería ser donante. En primer lugar, mediante un análisis conceptual, mostramos que opt-in y opt-out solo se diferencian en una de nueve situaciones, esto es, solo cuando se desconocen tanto los deseos del fallecido como los de sus familiares. Es en esa única situación cuando el modelo opt-out es efectivo, porque estas personas son consideradas por defecto como donantes de órganos. En segundo lugar, tras recopilar estadísticas de 21 países de todos los continentes, mostramos que esta situación en que el modelo opt-out es efectivo solo ocurre en un rango de 0% a 5% de todos los casos de donantes potenciales. Esto nos lleva a concluir que el cambio de modelo de consentimiento tiene un impacto limitado en el incremento del número de donantes de órganos».

Muestra más
Close